SOULFLY – Prophecy

1000x1000 (1)Roadrunner

Soulfly y Sepultura, dos bandas en cuya historia existe un elemento en común, Max Cavalera. Este personaje bien conocido por todos, es una de las personalidades más influyentes del género del Metal en una de sus vertientes más pesadas. En su momento, catapultado a lo más alto con uno de los grupos más grandes que ha dado el Heavy en toda su historia (Sepultura), ahora continúa con Soulfly predicando con su peculiar forma de entender la Música. ¿Quién no recuerda el impacto que produjo “Roots”, con la inclusión de elementos musicales tradicionales del folklore brasileño, en unas composiciones de Trash arrollador? Una especie de Opera Prima, que abrió el camino a otras bandas, que actualmente nos sorprenden con la fusión de Heavy con sonidos genéricos de diversas culturas. (Vease Thyrfing, Finntroll, In Extremo, Ars Amandi…). Fiel a estos principios, Max, decidió continuar la senda abierta por él mismo, dejando que sus ex-compañeros de Belo Horizonte tomaran otra senda distinta a la suya. “Prophecy” viene a ser el cuarto disco, de una banda en permanentes cambios de formación. Para esta vez, entre sus filas encontramos a: Marc Rizzo (Ill Niño) como guitarra, Bobby Burns al bajo, sustituido en tres canciones por David Ellefson (Megadeth) y Joel Núñez. En los trabajos anteriores, con mayor o menor acierto, Cavalera, ha continuado con composiciones duras, repletas de crítica social, bebiendo de diferentes estilos musicales, experimentando con la agresividad musical, pero siempre manteniendo la esencia del Brasil en gran parte de su repertorio. En nuestras manos disponemos de la versión digipack de “Prophecy”, en la cual podemos encontrar 12 temas del disco propiamente dicho. Además, cuenta con un Bonus CD, en donde se recogen 6 temas en directo, entre ellos “Jumpdafuckup”, “Back to The Primitive”, “The Song Remanis Insane”, y como no, el “Roots Bloody Roots”, la Obra Maestra del Genio. Dejando de lado el material adicional y centrándonos en lo que al disco se refiere, la descarga comienza con el tema que da nombre al disco, “Prophecy”, y que además se trata del primer single del trabajo. Después de unos acordes de guitarra de lo más paranoicos, le siguen rabia y “mala ostia” condensados en tres minutos, eso si, salpicado de percusiones tribales brasileiras. La primera mitad del álbum, además está compuesta por temas demoledores como: “Living Sacrifice”, “Defeat U” y “Execution Style”, gracias en gran medida, a la tortura a que somete Max Cavalera a sus cuerdas vocales. Y con “Mars”, comienza la segunda parte del disco, y con ella la aventura “musico-experimental” que nos ofrece Soulfly. Un corte con un inicio muy en la línea de los anteriores, pero que acaba por evolucionar en una parte infinitamente más tranquila y de aires muy latinos. Ya bien adentrados en “Prophecy”, nos trasladamos de Brasil a Jamaica, para con el tema “Moses” meter en la batidora de Soulfly; Reagge y Trash. No tiene desperdicio alguno. Después de escuchar esta pequeña maravilla, la tralla retorna con “Born Again Anarchist”, arremetiendo sin contemplación alguna contra todo signo del Sistema. Hacemos un punto y a parte, y: ¡¡No señor!! Ni estamos escuchando Caetano Veloso, ni lo ultimo de Astrud Gilberto, sino el inicio de “Porrada”. Ésta se trata, de otra de las pruebas más palpables, de que este brasileño se atreve, con todo incluso con el punk más rabioso, introducido con música brasileña. Seguidamente, el cover de “In The Meantime” de Helmet, que significa el punto final a las composiciones cargadas de agresividad, y supone la entrada en la parte final del disco. Y volviendo a hacer gala, de tener en su mente una fuente inacabable de recursos, esta vez sorprende la cuarta parte de “Soulfly IV”. Un corte instrumental, donde la agresividad brilla por su ausencia, dando paso a un ambiente totalmente distendido, incluso relajante. Y por si teníamos poco, ¿Alguien podría imaginarse a Max Cavalera probando con R&B o con algo así como música a lo Mariachi? Pues si. “Wings”, dos partes, Rithm & Blues (a lo brasileño, eso si) con el canto nacido, en las cuerdas vocales de una mujer, y un par de minutos al estilo Mariachi, rematados con unos segundos de música ambiental, que me ha recordado poderosamente a la B.S.O. de Gladiador. Una muestra de Mestizaje musical en toda regla, eso si, siempre dentro del marco del Heavy Metal. Una labor de alto nivel.

Puntuación: 8.5/10

Pau Canet

FERGIE FREDERIKSEN - Happiness Is The Road
DIMMU BORGIR - Death Cult Armageddon

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.